Hace ya más de 1 año que finalizó el plazo para la trasposición a la legislación española de la Directiva 2013/39/Euratom la cual realiza modificaciones en el Reglamento de Protección Sanitaria contra las radiaciones ionizantes, entre las que se incluye la exposición al radón.

En esta directiva que se establecen normas de seguridad básicas para la protección contra los peligros derivados de la exposición a radiaciones ionizantes y establece los siguientes puntos:

  • Obligación, por parte de los países miembros, de realizar mediciones de radón en su territorio.
  • Creación de mapas de radón para legislar en base a las concentraciones locales.
  • Establecer planes de actuación contra el radón.
  • Fijar la concentración máxima de radón en 300 Bq/m3 en viviendas y centros de trabajo.

A día de hoy continuamos sin noticias sobre la aprobación del reglamento en España a pesar de las advertencias de
prestigiosas organizaciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS) o la Agencia Norteamericana de Protección
Medioambiental ante los peligros de este gas radioactivo.

En Europa, la Comisión Europea ha establecido en 300 Bq/m3 el valor de concentración de radón, sin embargo otras organizaciones se muestran más rigurosas.

La OMS recomienda no superar un valor de concentración de 100 Bq/m3 y la EPA lo eleva a 148 Bq/m³.

Una vez aprobada la trasposición, todas las empresas estarán obligadas a adoptar tanto medidas de prevención como actuaciones para mitigar el radón en aquellos edificios que superen los 300 Bq/m3.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú